Música, Reseñas
Leave a comment

Ya está aquí lo nuevo de Biffy Clyro

Biffy Clyro venía anunciándolo varios meses atrás, y hoy ha sido publicado el último disco de la banda: Ellipsis. Dos años después de Opposites, el trío escocés nos trae el que ya es el séptimo trabajo de su carrera. Hace bien poco el grupo asistió a la primera edición del Mad Cool Festival en Madrid, y apostaría a que los fans que fueran entonces a la cita y escuchen hoy el disco estarán subiéndose por las paredes, deseando que el evento se hubiera celebrado a partir de este fin de semana. Y es que Ellipsis es un disco con unos cuantos temazos con los que, sin duda, saltarán como nadie los fans del grupo en los próximos conciertos que tienen pendientes.

Cover

El primero de dichos temas es “Wolves Of Winter”, la primera canción que salió a la luz con objeto de anunciar este álbum en el mes de abril, y que aspira a convertirse en todo un himno. Este tema es, indudablemente, un fantástico comienzo para el álbum, como lo podría ser para un concierto en un estadio repleto de gente enloquecida. Es un corte de auténtico rock duro, que juega alternando la luminosidad con sonoros golpes rítmicos. Es así como nos encontraremos durante los once temas del disco, inmersos en medio de un disco de fusiones, carisma, riqueza instrumental y, sobre todo, mucha más dureza que aquella a la que nos habían acostumbrado.

El segundo tema, “Friends And Enemies”, vuelve a establecer ese juego entre la garra y la ternura, con unas melodías un tanto poperas que dan la mano a graves y rasgadas guitarras eléctricas en los estribillos. Con un ritmo más lento pero con la misma tensión discurre “Herex”, un tema que juega inexplicablemente con las emociones generadas; tan pronto es desenfadada y luminosa como le da por ponerse tristona y sentimental. Un verdadero desafío que no deja de lado el disfrutar con su guitarreo, sus coros y algún que otro teclado. Para quien desee alejarse un poco de la confusión dureza-ternura que escuchábamos en estas dos canciones, “Flammable” le aportará una buena sorpresa: una ardiente descarga de guitarra nada más comenzar. Una vez entrado, el tema se hace más ligero, pero ese riff atronador del comienzo resonará en nuestras cabezas como un punzón. Un poco menos trastocados nos dejará “On A Bang”, aunque sí nos inyectará una dosis de energía mucho mejor medida. Este es, de hecho, el tema más  movido de Ellipsis, con un aire muy Punk que resulta electrizante. No hay más que fijarnos en el estruendoso guitarreo de la introducción. El estribillo estará, además, aderezado por unos bonitos destellos que le dan un aire cósmico y variado.

525

Donde se les ha ido la fuerza por la boca y no han llegado a cuajar sus propósitos ha sido en “Animal Style”. En ella, todo comienza bien con ese estilo frenético de Rock y algo de electrónica, pero un excesivo uso de un efecto sonoro acuoso y difícilmente definible reduce considerablemente el poder de transmisión que tienen un estribillo y unas guitarras tan potentes. Menos mal que tenemos una balada fantástica para aliviarnos justo después de este tema. Se llama “Re-arrange”, y con una solvente unión de lo analógico y lo digital en medio de una mirada más íntima, Biffy Clyro ha conseguido crear un tema lento la mar de efectivo. Para completar el grupo de las baladas tendremos “Medicine”, un tema en acústico que  entra más en los moldes y seguro que gusta a una buena mayoría de seguidores.

Llegando ya a los últimos minutos del disco nos encontraremos con una canción que nos desconcierta desde la primera nota hasta dejarnos exhaustos de tanto preguntarnos qué hace ahí: “Small Wishes”. Comienza generando una terrible sensación de que estamos ante algo demasiado ‘ñoño’, y efectivamente lo estamos. Si bien es un tema que, en sí mismo, está muy bien trabajado y pulido, esa estética Country tan florida que apreciamos en diversas ocasiones hace que no encaje como los demás dentro de este trabajo. No es un mal tema, pero su inclusión es realmente turbadora. Con “Howl” volvemos al camino trazado, con una estética alegre y joven que hará que guste a los menos atrevidos a la hora de escuchar temas con algo más de dureza. Para finalizar, merece un enorme aplauso “People”. Se trata de una canción que comienza con una estética de película antigua para acabar transformándose en algo acogedor, que nos sonríe e invita a la escucha con cariño y calidez.

Estos once eran los temas de la edición estándar del disco. ¡Pero ojo, porque Biffy Clyro ha publicado conjuntamente un Ellipsis en edición Deluxe! Esta segunda edición contiene todos los temas mencionados con anterioridad, así como dos más que, sin duda, harán plantearse seriamente qué edición comprar a quienes sean amantes del formato físico.  El primero de ellos es “Don’t, Won’t, Can’t”. Aunque es más ligera que sus compañeras, integra unos toques electrónicos que crean una bonita atmósfera: moderna, fresca y llena de energía. “In The Name Of The Wee Man” sí que goza de potencia; por un tubo, de hecho. Es aguerrido, canalla, muy vibrante y, en él, el vocalista Simon Neil se atreve incluso a soltar algún que otro grito de cosecha propia. Como digo, será una decisión difícil decantarse por una u otra versión del disco aunque, si los ingresos acompañan, merecerá la pena comprar esta edición extendida.

Las combinaciones de emocionalidad de Biffy Clyro en Ellipsis han sido sumamente atractivas, más que por los juegos en sí mismos por la capacidad de hilarlos con soltura y, sobre todo, con mucha creatividad. Más aún si nos fijamos que mantienen prácticamente una uniforme fórmula instrumental durante todo el álbum – eso sí, con la comentada mayor dureza y sutiles añadidos electrónicos. Es precisamente esto lo que marca la diferencia en esa originalidad, al margen de algún que otro tema llevado con peor fortuna que, más que ser una lacra para el disco, suponen únicamente un punto de inflexión y variedad dentro del mismo.

Filed under: Música, Reseñas

by

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.