Reseñas
Leave a comment

Radiohead regresa con “Burn The Witch”

Estas últimas semanas nos hemos topado con un alto en el camino que merece, sin duda, de cuidada atención. Hace pocos días, la archiconocida banda Radiohead dejaba en blanco todos sus perfiles en las redes sociales. Lejos de no parecer una ingeniosa estrategia de marketing, este borrado auguraba algo curioso a punto de llegar. Y así fue. Tras publicar varios pequeños y momentáneos adelantos en Instagram, Radiohead sacaba a la luz ayer su nuevo single: “Burn The Witch”. Apareció en forma de un videoclip en YouTube que ya va por los más de cuatro millones de reproducciones.

Durante la primera toma de contacto, “Burn The Witch” es intrigante. Parece que quiera decirte “Hola, somos Radiohead y queremos sorprenderte con nuestra nueva joya” y, sin embargo, no llega a hacerlo del todo. Tras sus casi cuatro minutos de duración, este tema nos deja con un gran signo de interrogación en la cabeza y una más que extraña frialdad. Parece que vaya a pasar de largo, pero claro, es Radiohead. Es Radiohead y, por muy átonos que nos hayamos quedado en la primera escucha, estamos convencidos de que hemos pasado algo por alto. Así que repetimos. Lo cogemos con pinzas y pulsamos el play otra vez.

Después de varias escuchas, parece que todo cobre un poco más de forma. Resulta más redondo, aunque igual de raro por seguir sin causarnos el asombro que cabría esperar. Al inicio, unas rígidas cuerdas acompañadas de violines hiperactivos nos reciben con alegría, causando atisbos de la banda sonora propia de alguna película. Además, una fuerte carga electrónica que viene de serie con los graves de fondo es, como ocurre con frecuencia, un buen hilo conductor para causar intriga y ser nuestro acompañante durante la progresión que realiza el tema conforme va avanzando. Mientras los violines van variando, la voz de Thom Yorke sigue siendo tan sinuosa como siempre, entonando una letra corta, pero con los tintes conspiranoicos tan característicos de la banda. “Red crosses on wooden doors / if you float you’ll burn / Loose tongues around tables / Abandon all reason” es un buen ejemplo de ello.  Realmente parece sonarnos de algo, como si ya lo hubiéramos escuchado antes. Como muchas críticas coinciden, se aprecia una más que visible similitud entre “Burn The Witch” y la música de Owen Pallett, lo cual es una buena noticia.

Lo que sí es interesante de “Burn The Witch” es su videoclip. Mediante una animación con clásicos muñecos de plastilina, el vídeo nos cuenta una historia de lo que parece una visita guiada por un pintoresco y feliz pueblo que va cobrando matices perturbadores donde los haya.

Sin duda, “Burn The Witch” es una canción que actuará como un buen refresco para la banda. No es para nada tan llamativo ni brillante como otros singles de los de Abingdon, pero no podemos negar que han sido capaces de generar una intensa expectación por lo que pueda venir en su próximo trabajo. Un tema interesante, pero frío. Más que la emoción por su sonido, nos quedamos con la emoción por el que está a la espera.

Filed under: Reseñas

by

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.