Conciertos
Leave a comment

Miss Caffeina, Rayden e Iván Ferreiro comparten escenario en Los 40 Trending On Stage

Una larga cola se extendía el pasado martes por la tarde desde la puerta de la céntrica sala El Sol de Madrid, con motivo de la celebración del concierto con el que el programa radiofónico Los 40 Trending salía a la calle para ser retransmitido directamente desde el escenario. Sobre él, tres nombres que suenan con frecuencia tanto en este espacio de las ondas como en el panorama actual de la música en nuestro país: Miss Caffeina, Rayden e Iván Ferreiro.

Arturo Paniagua, presentador del programa, ejerció el papel de anfitrión de un triple concierto cuya duración, debido a la limitación temporal que requería el programa, se extendió a lo que equivaldría a un concierto único. Así, en cada actuación sonaron únicamente tres temas del repertorio de cada artista, si bien fueron, como es obvio, los que más éxito están cosechando entre el público que los escucha. Entre ellas, Paniagua aparecía sobre el escenario, micrófono en mano, para realizar una suerte de entrevistas, junto a alguna que otra arenga para que no decayera el ánimo entre los jóvenes asistentes.
El rapero Rayden, quien traía bajo el brazo su recién estrenado disco Antónimo, fue el encargado de dar comienzo a la fiesta con su tema “Pólvora Mojada”, el cual introducía mostrándose contento por que en la radiofórmula se reproduzcan temas que hablan sobre los refugiados, motivo que articula el mensaje de esta canción. “Haciéndonos Los Muertos” fue el tema más brillante de su actuación, al cual precedió uno que todavía se mantiene entre sus mayores éxitos: “Matemática De La Carne”.

Iván Ferreiro salió a continuación, acompañado de Martí Perarnau, cantante de MUCHO y Amaro Ferreiro – su hermano. El gallego interpretó temas de su último disco Casa, como “Los Restos Del Amor” o el prolífico “El Pensamiento Circular”. No obstante, quien puso verdaderamente la chispa al evento fue Miss Caffeina, tal y como quedó patente por la emoción del público, que fue creciendo de forma exponencial. La banda madrileña, a quienes su último disco Detroit no deja de brindarles éxitos, comenzó con “Oh! Sana”, para después regalar una magistral interpretación de Ácido y cerrar el concierto, como era de esperar, con “Mira Cómo Vuelo”.

Es indudable que a muchos nos hubiera gustado una mayor duración en una velada que pudo haber entremezclado una bonita variedad de color y emociones; pero ya se sabe, la radio es la radio. Sin embargo, con la salvedad de los artistas invitados y sus actuaciones, hay algo en la motivación de este evento que genera en mí una inmensa duda mezclada de ciertas reticencias a aceptarla con total ilusión. Y es que resulta sorprendente cómo una cadena que es un puro ejemplo de la idea de radiofórmula en nuestro país, Los 40, ahora apueste, con este programa, por un género musical (o un grupo de géneros si se quiere), un tipo de público y un conjunto de artistas a quienes ha engullido e invisibilizado con bastante frecuencia durante años. Actúa así como un gigante mediático que parece haberse dado cuenta, de facto, de que este concepto tan difícil de delimitar y que llamamos Indie realmente mueve hoy a más personas de las que parecía, y no le viene mal sacar con cierta hipocresía un rédito de ello. Es cierto, no obstante, que el matiz positivo de todo esto es la mayor variedad que gana la oferta musical de la cadena, que crece en pluralidad de sonidos e integra a artistas y bandas a quienes nunca antes habríamos imaginado en sus frecuencias, del mismo modo que da a estas un cierto amparo y una oportunidad de acceder a un rango más amplio de oyentes. Pero mi escepticismo continúa en esta doble perspectiva al tener en cuenta los artistas a quienes estas cadenas brindan la confianza (¿“Los de siempre”, podríamos decir? ¿O quizá es que estos casi están avanzadndo desde el Indie para convertirse en el Pop español de ahora, como dijo Iván Ferreiro?). Difícilmente podré solventar, al menos por ahora, la duda de hasta dónde llega lo bueno y lo malo de esta situación, hablando de forma maniqueísta. De momento me quedo con que la de anoche fue una agradable velada.