Conciertos, Crónicas
Leave a comment

Miss Caffeina hizo de Madrid, Detroit

Miss Caffeina no para de recordarnos a voz en grito que su recién estrenado disco Detroit ya está a nuestro alcance. Su nuevo estilo, esta vez más luminoso y alegre que en trabajos pasados, parece haberles renovado las ganas de emplear al máximo sus energías, enseñando lo que parece ser un punto clave en su carrera musicalmente hablando. Hasta septiembre de este año, el cuarteto va a estar rodando de ciudad en ciudad y de festival en festival, con citas como el Polifonik Sound en Barbastro (Huesca), el Low Festival en Benidorm o el Neox Rocks en Getafe. Dentro de este recorrido, que les va a llevar por más de 15 lugares diferentes, su última parada se producía ayer en Madrid junto con el grupo Kuve como acompañantes, dentro de la serie de eventos que integran el Festimad 2M 2106.

La localización de este concierto era sumamente peculiar, se trataba de un auditorio, el de la Universidad Carlos III de Madrid. Teniendo en cuenta la clase de conciertos que tienen lugar en estas localizaciones (Jazz, Soul, Clásica…) tocar allí iba a ser todo un reto, simplemente con pensar en el mero hecho de si el público preferiría estar o no sentado.

Pero, antes de meternos de lleno a hablar del grupo cabeza de cartel, merece la pena regalar nuestra admiración a Kuve, sus acompañantes anoche, que trajeron la energía ideal para abrir el evento y que el público fuera calentando motores. Su estilo resulta similar al de Miss Caffeina, aunque un poco más duro y guitarrero en algunos temas. Denotan todavía una ligera inexperiencia en cuanto a sonoridad y claridad pudiera referirse, pero realmente son aspectos que quedan en un segundo plano frente a otros como la fuerza y ganas puestas en sus directos. La vocalista, Maryan Frutos, mostró una brillante compenetración con sus compañeros, así como ganas de dar lo máximo de sí sobre el escenario. En la cita de ayer, este grupo de Indie-Rock murciano aprovechó para presentar “El Pacto”, primer single de lo que será su nuevo LP.

Finalizada la actuación de Kuve entre aplausos, llegaba el turno de Miss Caffeina, que recibía esta cita como una ocasión especial, tal y como nos comentaba Alberto Jiménez (vocalista de la banda) en su entrevista hace cosa de tan solo dos días. Podemos dar fe de que las alrededor de 1000 personas que acudieron al auditorio, casi completo, vivieron el concierto de pie de principio a fin, mostrando calidez y admiración por el grupo. La banda, gestada precisamente en Madrid hace ya cosa de diez años, deleitó a los asistentes con temas que recorrían parte de su pasado, pero sobre todo su presente. Y es que el grupo tocó al completo el repertorio de Detroit, para que nadie se quedara sin experimentar ninguno de sus temas en directo. Y, por si no fuera suficiente, la pared de detrás del escenario contaba con un decorado en el que veíamos esos tres cuadrados tan característicos de la portada.

IMG_1778

Centrándonos en lo musical, Miss Caffeina tuvo la ocasión de interpretar los temas de su disco con mejor o peor suerte. Mientras que parte del público era pillado desprevenido con temas como “Lobos” o “Turistas” a la hora de cantar, no tuvieron problema para acompañar a la banda con “Titanes”, “Gladiador” o “Rescate”. El nuevo disco y la mayor alegría de su sonido aportaron al concierto matices que difícilmente podríamos haber visto año y medio atrás. Alberto Jiménez y sus compañeros se mostraban más cómodos, más alegres y con el mismo suplemento de confianza que traen sus nuevos temas de fábrica. Estuvimos ante un concierto bastante más apasionante que otras citas anteriores, con más energía y una mayor pasión a la hora de hacer vibrar a los asistentes. Los sintetizadores que en Detroit han cobrado protagonismo eran la mayor novedad en el sonido de este directo. Con Sergio Sastre al mando del teclado, este aporte nos brindó un directo fresco y excitante, tal y como mostraron al tocar magníficamente “Ácido” y “Eres agua”. Además, merece la pena aplaudir con sinceridad la calidad sonora en el auditorio, la cual era definitivamente intachable.

Los clásicos, desde luego, fueron también una genial elección por parte del cuarteto, en especial por aquellos a quienes todavía haya pillado tarde Detroit y solo hayan tocado los temas más hit. “Mi rutina preferida”, “Modo Avión” o “Gigantes” hacían vibrar a un público que todavía parece acordarse de un pasado bien distinto al que muestra ahora el grupo, pero por el que parecen seguir teniendo cariño y del que no dudan en hacer gala. Con estas canciones, casi no les hizo falta entonar un verso de la letra, el público podía haberles sustituido con un cántico atronador que no se olvidó un solo trozo de letra. Faltó, eso sí, la sumamente conocida “Átomos Dispersos”, y casi nos da un infarto cuando parecía que se iban a dejar “Oh! Sana” y “Mira Cómo Vuelo” sin tocar.

Como particularidad de la noche, Miss Caffeina interpretó un tema desconocido. Al parecer, según expresaba su cantante, es una canción que no viene en Detroit, y que tenía el placer de presentar como la primera compuesta por el bajista del grupo, Antonio Poza. Más que llamarnos la atención el sonido nos llamó la atención la sorpresa, y quién sabe… ¿Podremos escuchar próximamente la grabación de este tema?

Nos llevamos una actuación de Miss Caffeina realmente gratificante. Completa en repertorio, fresca y cuidada en sonido y con mucha energía, poco más que pedir para no estar hablando de un gran escenario. El público y sus cánticos constantes fueron el mejor indicador para hacer ver que Miss Caffeina no encaró mal su cita en Leganés. La próxima será en el Al Tran Festival, en Castejón (Navarra), tras la cual todavía quedará un abrumador número de encuentros por delante.

 

Filed under: Conciertos, Crónicas

by

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.