Crónicas, Festivales, Interestelar

Interestelar Sevilla: fin de la segunda parte

Llegó el sábado y con él la segunda jornada del Interestelar, acompañada de una afonía de caballo. Un par de ibuprofenos después, a eso de la media tarde nos pusimos marcha hacia La Cartuja.

El Lorenzo seguía dándole duro, y por ello llegamos cuando se escuchaban las últimas notas de L.A. Este día también me quedé sin ver a Guadalupe plata y Corizonas entre otros, pero es que el cuerpo no da para tanto.

A las 19:00 horas nos adentrábamos en la Habitación roja, casualmente el mismo fin de semana en que, 25 años después, Twin Peaks volvía a nuestras pantallas. Éxitos del ayer y de hoy de la banda se dieron lugar sobre el escenario Cruzcampo.

A las ocho empezaba el concierto de Second en el escenario Negrita a la vez que The Prussians en el Coolway. Como a Second ya les he visto en varias ocasiones, decidimos disfrutar del directo de The Prussians, pues llevaba tiempo con las ganas de bailar y saltar sus enérgicos temas. Y no defraudaron. Las canciones de su primer álbum “Mul Mul” fueron animando al público, hasta el momento en que el catante, Dominic, se entregó totalmente a nosotros con una versión del “Satisfaction” de Benny Banassy. Ya estoy deseando volverlos a ver.

Y como este concierto fue cortito, nos dio tiempo a llegar al rincón exquisito de Second, que como siempre suena de lujo en la voz de Sean.

Y llegó el momento de los sevillanos Maga, que nos deleitaron con los nuevos temas de su Salto horizontal. Pero eran éxitos como “Agosto esquimal” y “Diecinueve” los que hacían que el público se volviera loco y cantase a pleno pulmón.
Y corriendo fuimos a ver a Shinova, que nos dejaron escuchar un par de sus temas. Queda pediente un concierto íntegro de estos chicos.

Y empezaba el concierto indie por excelencia: Los Planetas. Sus toques flamencos y la peculiar voz de Jota inundaban el escenario Negrita, donde no cabía un alfiler. La fiesta seguía y los de Granada decidieron terminar su concierto por todo lo alto con “Pesadilla en el parque de atracciones” para dejarnos con ganas de más.

Tras ellos llegaba el momento de Sidonie. Nos llevaban por sus “carreteras infinitas”, haciendo que el calor (y el humo del polvo, que era aún peor que la noche del viernes) culminaran en el “incendio” con las voces al unísono de los allí presentes.

La noche festivalera se iba acabando poco a poco, no sin antes disfrutar el espectáculo de Fangoria. Les había visto varias veces, pero he de reconocer que en este Interestelar me parecieron aún mejores. Pese a ser un concierto de festival, ofrecieron todo su show; los bailarines y visuales acompañaban a Alaska mientras sonaban canciones de sus últimos discos junto con éxitos de los 80, para cerrar “Bailando” como si no hubiera mañana. Fangoria incitó a darlo todo con un súper remix donde se dio cabida a un sinfín de canciones que llevaban intrínseco el baile, como “Bailando” de Astrud, “Yo quiero bailar” de Sonia y Selena o “Toro” de El columpio asesino.

Y para terminar, a la luz de la luna y a los pies del Monasterio de la Cartuja, la noche se llenó de magia de la mano de Elyella Dj´s. Entre confeti y más humo (de polvo) que en una discoteca, los djs presentaron su último single “Magic”. Y así, con una sesión que nos hizo bailar como locos, y hacernos desear que llegara ya la nueva edición del Interestelar, nos íbamos a casa con unos 30 grados y con muchas ganas de fiesta tras esta más que genial segunda edición del Interestelar.