Crónicas, Festivales, Interestelar

El Interestelar despega por todo lo alto

Este pasado fin de semana ha tenido lugar la segunda edición del Interestelar.
Tras un primer intento en el mes de octubre, arruinado por la lluvia, esta segunda edición se ha celebrado con unos “gustosos” 40 grados al sol de Sevilla.

Con un cartel repleto de conciertos nacionales, distribuidos en dos grandes escenarios principales (pegados), un tercer escenario más pequeño, y la carpa de baile, el Interestelar abría sus puertas bajo el sol.

Los conciertos comenzaban pasadas las 14h:00h del viernes. Yo me acerqué un poco más tarde (para intentar aguantar hasta la noche), hecho que me privó de ver a Viva Suecia o Depedro.

A pleno sol nos esperaba sobre el escenario y empapado en sudor Delafé. Las letras frescas y sus rimas intentaban dar una tregua al calor, pero el público animado necesitaba hidratarse y buscar la sombra en cuanto terminaba el concierto. Pese a “esta caló”, Delafé “le dió gas” al Interestelar y llenaba de energía el recinto con canciones de su etapa en solitario, y con éxitos de sus anteriores discos.

Muy puntuales han sido todas las actuaciones, y gracias a la genialidad de tener los dos escenarios principales pegados, el público podía moverse de un concierto a otro sin mucha dificultad. Llegaba el momento de Neuman, que animaba más y más el ambiente, tocando éxitos como “Turn it“, con el que cerró el concierto coreado por los que estaban allí.

Los ritmos tropicales invadían el escenario Negrita de la mano de Carlos Sadness. Cada vez llegaba más gente para encontrarnos bajo los últimos rayos de sol bailando las melodías del ukelele. Olía a verano. Y a polvo… el albero se mascaba LITERALMENTE (señores organizadores, por favor, para la próxima una lonita, un césped artificial. Algo que no genere una nube de humo de polvo sin efectos especiales, nuestros pulmones se lo agradecerán).

Los conciertos estaban bastante bien programados, los dos principales no se solapaban, pero aunque intentamos ver un poco de todos, nos perdimos entre otros a Sexy Zebras y Varry Brava.

Era la hora del rock&roll, Loquillo se abría paso con su particular elegancia. En uno de los conciertos más largos del festival, se dieron lugar las canciones de su último disco, junto a éxitos coreados por todos los allí presentes como “Cadillac solitario“, “Feo, fuerte y formal” o pidiendo un camión a gritos.

Cerca de las 11 de la noche llegaba al escenario el grupo festivalero por excelecia, Love Of Lesbian. Ofreciendo, como saben hacer, un concierto divertido, donde tuvieron lugar algunas canciones del Poeta Halley, pero sin olvidarse nunca de las que siempre nos hacen saltar como “algunas plantas” y sin duda “John Boy“. Pese a algunos problemas de sonido al principio (pobre técnico de mesa, le vi sufrir mucho, te mando mi apoyo), recuperaron en un pispas las ganas de un público totalmente entregado.

Y tanto ajetreo da hambre, por lo que era el momento de darse una vuelta por la zona gastronómica mientras escuchábamos a The Milkiway Express. No sufrí muchas esperas, pese a no haber un gran número de puestos, me parecieron suficientes para el número de asistentes. También le doy un “minipunto” a la zona de baños, que pese a encontrarse en una única zona del festival, lo que podría complicar el acceso, no supuso grandes colas y se mantenían limpios continuamente (esto solo lo había visto en festivales fuera de España).

Era la media noche y León Benavente “estaba feliz y sentía una gran euforia” como dice su canción, y si no es así, lo disimulan muy bien, pues este “front man” siempre transmite toda su fuerza como si no hubiera mañana. Cerrando por todo lo alto con “Ser brigada” saltábamos sin parar acompañando a la banda.

Y ahora sí, llega el momento de bailar aún más si cabe, del sonido “electrovasco”, del Irrintzi de WAS, pero también del On the floor de We are standard (como se llamaban antes). Como siempre estos chicos nos hicieron mover el esqueleto con sus ritmos y percusiones, para mí, CONCIERTAZO (es que hacía mucho que no les veía y lo necesitaba como el comer).

Y para seguir con la fiesta… qué mejor que cerrar esta primera jornada con unos Dj´s de la tierra, Les Castizos. Haciendo gala de su show, sonando Nirvana, Oasis, o los Red Hot entre otros mezclados con The Rythm of the night o Intoxicated. Toda una oda al baile, y sin ganas de que acabara la noche. Pero con ganas de la segunda jornada del Interestelar.

Imágenes: © http://www.nereacoll.com