Reseñas
Leave a comment

Hola, ellos son los putos Sexy Zebras

Hoy hablamos del último disco de uno de los grupos que con más fuerza está viniendo dentro del panorama del Rock alternativo en nuestro país: Sexy Zebras. Este larga-duración, el tercer trabajo del grupo, llama la atención desde el momento en que leemos su provocador título: Hola, Somos Los Putos Sexy Zebras.

Con este disco, la banda ha mudado de piel, o mejor dicho, la ha endurecido. A diferencia del sonido que teníamos en Volvamos A La Selva (2013), cuya estética era más sofisticada a la vez que de más fácil calado, en este álbum se han vuelto mucho más agresivos, canallas y guerreros. En los escasos 32 minutos que dura Hola, Somos Los Putos Sexy Zebras, el trío muestra su lado más duro, más rockero y radical; podemos observarlo, de nuevo, con su portada, donde aparecen con el pelo rapado (a raíz del videoclip de “La Máquina”) y huyendo de imágenes tópicas y prefabricadas. Sexy Zebras suena durante todo el álbum con mucha actitud y presencia. Frescos, cañeros y con una inclinación indudable hacia un sonido Rock de lo más clásico, llegando incluso en ocasiones a ser prototípico.

Al escuchar el disco nos damos cuenta de cómo los temas más potentes y pegadizos se hallan en la primera mitad de este conjunto de once pistas. “El Fugitivo”, “La Máquina”, “Salvajes” o “Búfalo Blanco” compiten entre sí por ser los temas de mayor impacto. Son dinámicos, atractivos y jóvenes; sin duda los mejores del álbum. Su aire de Rock clásico y con garra al más flagrante estilo del guitarreo de garaje se mantiene con toda la inclinación purista que le es inherente, mientras observamos cómo se entremezcla con letras de visible mensaje social y reivindicativo – véase el drástico “solo somos leña para la máquina”. El grupo ha optado por moverse, dentro de la misma línea instrumental que venimos trayendo, entre diferentes velocidades rítmicas que parecen habérseles apoderado un poco. Sorprende que se desenvuelvan mucho mejor en los tiempos acelerados, como con “Vivos O Muertos” o “El Semental”, que en los más lentos, como “Babilonia” o “La Flaca”, donde se hacen más fatigosos y llegan a ser sofocantes. Aun así, es comprensible el contraste ante toda la energía que nos han inyectado previamente con estribillos potentes como el de “Búfalo Blanco” con su “do the revolution!”.

Resulta de un atractivo especial y curioso “El Perro Jeffrey”. De nuevo más lenta, pero brilla por la originalidad de su letra, en la que Sexy Zebras nos pone en la piel de un perro en primera persona. Mención también, aunque para peor, para el tema de cierre del trabajo: “Hijo De Puta”. Tenemos aquí un tema que parece haber sido concebido con el propósito de convertirse en un hit y que, sin embargo, no ha llegado a serlo en sí mismo. Si bien el propósito de la letra y su intención de protesta son plausibles durante los versos del tema, en pos de meterse con los poderes y las oligarquías, el grupo desmorona lo construido cuando pronuncia “Hijo de puta el que no salte”, una frase que contrasta por inmadurez con todo el argumentario que venían creando a lo largo de la canción. Aun así, en lugar de un hit, lo que ha conseguido el grupo es un poderoso aliado para hacer saltar al público alocadamente de cara a los conciertos.

Después de esta buena dosis de carácter, carisma y fuerza condensada, solo nos queda aplaudir las nuevas andanzas del trío madrileño, en especial por los cuatro formidables temas que nos dejaban al principio de Hola, Somos Los Putos Sexy Zebras. Se les nota cómodos, seguros y abocados a generar un notable calado y muchos más exitazos de aquí a poco tiempo. De momento, lo que sabemos que tienen por delante son los ya últimos conciertos del tour preparado para presentar este disco, que les llevarán a festivales nacionales como el Polifonik en Barbastro (Huesca) o al Suberock (Extremadura) e, incluso, internacionales como el Highline Ballroom (New York) o el Ruidofest (Chicago).

 

 

Filed under: Reseñas

by

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.