Entrevistas
Leave a comment

Alberto Jiménez (Miss Caffeina) nos recibe en Madrid

Miss Caffeina sacaba a la luz recientemente su nuevo trabajo: Detroit. Su sonido, así como toda su temática, han dado un giro drástico para tener esta vez temas con mucha más luz y color que en su disco precedente: De Polvo Y Flores. Es por ello que su actividad en los últimos meses ha sido sumamente intensa: conciertos, entrevistas… Este fin de semana están en Madrid, ya que esta noche tocarán en el Auditorio de la Universidad Carlos III en Leganés. Por este motivo, durante la tarde de ayer aprovechamos un pequeño rato para conversar en la sede de Warner Music España con el vocalista y compositor de la banda: Alberto Jiménez.

Alberto (Vida Indie): Recientemente habéis sacado a la luz vuestro nuevo disco, Detroit. ¿Cómo valoráis las opiniones que ha generado?

Alberto Jiménez: Nosotros somos súper enjutos. Nos metemos mucho en Twitter y redes sociales no solo para ver lo que opina la gente que nos menciona en Twitter, sino que también buscamos ‘Miss Caffeina’ para ver todo lo que se habla de nosotros también cuando no nos mencionan. Ahí está realmente lo que opina la gente de verdad. Nos gusta saber lo bueno, pero nos gusta saber también lo malo. Si hay genta a la que no le ha gustado por alguna cosa o porque de repente hemos cambiado mucho, nos gusta también saberlo.

La verdad es que hemos tenido muy buenas críticas con el disco por parte de los seguidores, que es lo que nos importa. Las críticas de revistas o de, supuestamente, la gente especializada hacen ilusión cuando te ponen bien pero tampoco nos preocupa demasiado. La verdad es que nos está trayendo muy buenas cosas el disco, muchísimas. Está funcionando muy bien, la gente lo ha aceptado muy bien, y el pequeño miedo que pudiéramos tener de que el cambio no le gustase a la gente ha quedado olvidado porque ha habido muy buena conexión.

 

La tónica general a la hora de hablar de vuestro disco es que hay una diferencia muy clara entre De Polvo Y Flores y Detroit. De Polvo y Flores es más oscuro, más triste… y este es más luminoso, más jovial y colorido. ¿De dónde vienen esas ganas de renovarse, de cambiar?

Realmente no ha sido sentarnos y decir “bueno, vamos a crear un disco mucho más luminoso”, sino que ha sido un proceso. Yo siempre digo que si no hubiésemos parado el año que hemos parado, el disco se parecería mucho más al anterior y estaría mucho más presente ese poso de oscuridad. Pero decidimos parar porque estábamos muy cansados, y nos hemos tirado un año haciendo todo lo que queríamos hacer. Irnos de vacaciones, viajar, estar en casa, estar con la familia… También ir a conciertos, porque cuando tú haces conciertos todo el rato no te apetece ir, parece que estás en el trabajo.. Esto ha llevado a que nosotros estuviésemos mucho más tranquilos, más felices e hiciésemos un disco como el que hemos hecho, con mucha más luz. Hay momentos del disco en los que sí que se habla de cosas más profundas, pero siempre llevado a un sitio donde hay una luz al final. No es regocijarte en la mierda absoluta y el “oh, qué mal estoy”, sino que “estoy mal pero hay una luz al final”. La luz es el elemento más importante en el disco.

 

En relación a este nuevo estilo, ¿tratáis de conservar algo que no queráis cambiar?

Es algo más natural que eso. Por ejemplo, yo mando mis canciones en acústico a Sergio. Él empieza a maquetarlas y me dice “¿Te gusta así? Con este rollo por aquí…” “Ah sí, pues mola”… O, por ejemplo, en esta ocasión yo mandaba algunas canciones, en vez de en acústico, con una pequeña producción, porque no sé tocar muy bien la guitarra. Decidí no componer con la guitarra para apartarme un poco de las típicas melodías que siempre hacía. Me bajé loops de música electrónica y empecé a construir canciones a partir de ellos. De todos modos, no hay ningún momento en que digas “Esto no se toca porque hay que conservarlo”. No sabría decirte qué se conserva de los discos anteriores, quizá las guitarras. Si hay menos en este disco es porque nos apetecía, pero no decimos “esto no va a sonar a Miss Caffeina”. Por el tipo de lenguaje, el tipo de canción y la voz siempre va a sonar algo a Miss Caffeina.

 

¿Qué es lo que más os gusta del disco? Si pudierais cambiar algo, ¿lo cambiaríais?

No, lo cierto es que no hay nada que cambiaríamos. Nos ha pasado siempre, hemos salido del estudio sabiendo que lo hemos hecho lo mejor que sabíamos y que era lo que queríamos exactamente. También a la hora de mezclar el disco somos muy pesados. Mandamos muchas veces volver a mezclar y mezclar hasta que nos gusta a todos. Lo que más nos gusta es haber repetido con Max Dingel, un hombre muy talentoso, muy divertido, muy inteligente… Porque para hacer música también hay que ser inteligente, hay que saber lo que mola, lo que no, si la canción necesita esto o lo otro… Y él nos ha ayudado muchísimo. Creo que ha sido un acierto muy grande.

 

De hecho iba a preguntarte sobre él, porque Dingel ha estado con grupos como The Killers, The White Lines… ¿Cómo fue trabajar con él?

Al principio, cuando trabajamos con él en el anterior disco y cogimos la lista de la gente con la que ha trabajado dices “Hostia… va a pensar que somos unos mindundis”. Pero fue muy bien, y él es genial. Su forma de trabajar, de expresarse, de tratarte en el estudio, de tenerlo todo bajo control, de transmitirte tranquilidad… hace que se te olvide con quién ha trabajado. Tenemos, de hecho, muchas coñas con él porque habla fatal español. Un día comiendo en el estudio él decía “porque el día que grabé a Beyoncé…”. Y nosotros nos quedamos como “Se nos ha olvidado por un momento que este tío ha trabajado con mucha gente muy guay”. Pero lo bueno de todo esto es que él sabe mucho y nos sentimos privilegiados de poder trabajar con alguien que ha trabajado con Brandon Flowers, con Oldfrapp…

 

Nos hemos fijado que últimamente estáis yendo mucho a la radio. Habéis estado en Los 40, en Cadena SER… ¿Qué es lo que más os gusta de trabajar en la radio? ¿Qué diferencia hay entre a lo que estáis acostumbrados?

La radio tiene una magia que no tiene la televisión u otro medio. No sabría explicar muy bien qué es. Tiene esta cosa añeja que la hace parecer bastante antigua y que la gente no la consuma tanto como antes, más aún con Internet. Pero a nosotros nos encanta. El apoyo que ha hecho Radio 3 con nosotros ha sido muy bueno y muy grande, así como la SER u otras. Hemos hecho un montón de radio y nos gusta bastante. Además, la radio no tiene la prisa que tiene un programa de televisión. También hemos hecho promo en programas, y al final es una entrevista cortita, una actuación súper rápida en la que a lo mejor tienes que cortar un trozo de canción porque no da tiempo… Pero en la radio se habla más largo y tendido sobre el disco, por ejemplo.

Estamos viendo que tenéis programados muchos conciertos para las próximas fechas, sobre todo en festivales como, por ejemplo, Granada o Málaga. Tenéis muchas citas pendientes, pero ¿tenéis algún proyecto ya pensado para el futuro o de momento preferís dejarlo para más tarde?

Ahora pensamos en la vida del disco. Este verano solo tenemos pensado acudir a festivales hasta septiembre, y a partir de entonces empezaremos la gira por salas. Además de ello, también lo que lleva consigo el disco: grabar un segundo y un tercer videoclip, seguir haciendo promo, ir allá donde podamos enseñarlo y hablar sobre él… Más allá de eso, algo que me gustaría mucho sería grabar un DVD en directo. Pero todo ello siempre dentro de la vida de este disco. A partir de ahí ya no sabría decirte. Si podemos, haremos lo que hicimos con el anterior: una vez que acabe la gira, estar un año sin tocar.

 

Hace poco participasteis en un concierto benéfico en la Sala Sol. ¿Qué impresiones os llevasteis? ¿Os gustaría participar en más causas como esta si surge la ocasión?

Sí. Muchas veces no sabes cómo ayudar. En este caso era para ayudar a los refugiados pero, ¿cómo ayudas? Podrías traer a un refugiado a tu casa, pero no es algo que realmente hiciera una diferencia. Fíjate que fue un concierto pequeño y se recaudaron 11.000 €. Quizá para nosotros no es tanto, pero esa cantidad en un campo de refugiados es mucho dinero. Sirve para mantas, comida… Todo lo poquito que podamos hacer nosotros, bienvenido sea. Hay muchas causas por las que luchar, aunque las que más nos interesan son las que están pasando ahora, por ejemplo, el tema de los refugiados. También nos interesa mucho, sobre todo a Sergio, el medio ambiente, ya que él es investigador en el CSIC. Otro ejemplo podría ser, en relación con “Oh! Sana”, la homosexualidad, el rechazo y todo lo que está pasando últimamente, que ha derivado incluso en la manifestación del pasado sábado en contra de las agresiones a homosexuales. Hay algunos temas que nos tocan más de cerca o nos interesan, y siempre que nos llaman intentamos estar ahí.

 

Siguiendo con los conciertos, hace nada nos enteramos de que vais a estar también en el Neox Rocks del próximo septiembre, en su tercera edición. ¿Qué expectativas tenéis de cara a este festival, siendo posiblemente el que cierre la temporada?

Tal y como dices, será el cierre del ciclo de festivales, así que será especial para nosotros. Siéndote sincero, no sabía de la existencia de ese festival hasta que nos llamaron. Pero la verdad es que el cartel está muy bien, y mola que haya un festival en Madrid sin ser necesariamente de la talla del Mad Cool. Es más pequeño, pero tiene grupos nacionales que la gente quiere ver y vendrán a Madrid. Muchos somos los mismos en todos los festivales, pero son en Alicante, Málaga, Navarra… Traerlo a Madrid al final del verano, un lugar donde mola mucho ese final del verano, está muy bien.

 

Mañana actuáis aquí en Madrid, en Leganés. ¿Qué nos vamos a encontrar mañana por el hecho de que el recinto vaya a ser un auditorio? ¿Será algo distinto?

Va a ser distinto, porque este verano solo tenemos pendientes festivales, por lo que lo normal no es tener todo el tiempo para sellar un repertorio entero. Sin embargo, este concierto va a ser un concierto nuestro, con todo el repertorio, incluso hemos preparado escenografía. Nos lo tomamos mucho como presentación del disco, porque en un auditorio en Madrid no hemos tocado hasta ahora. Es muy difícil llevar a la gente de Madrid a Leganés, no sé si piensan que está en ‘Mordor’… Pero creo que va a estar muy bien, además porque pienso que nuestro disco puede funcionar muy bien en auditorios, y supongo que en los momentos álgidos del concierto la gente se pondrá de pie. Si no, les obligaremos (ríe). Además, los conciertos en auditorio siempre son muy especiales: la gente está más atenta. Al final, en un festival hay gente que pasa por allí, o que lleva bebiendo toda la tarde… pero un concierto así es más íntimo y también está muy bien.

 

Yéndonos un poco a temas más generales, hace cosa de un mes nos enterábamos de que las ventas de música en formato digital han superado por primera vez a las dadas en formato físico. Además tenemos el punto álgido del streaming. ¿Cómo veis esta llegada de lo digital a la hora de crear música y, sobre todo, de distribuirla?

Como consumidores, somos muy consumidores de música digital. Compramos en iTunes e, incluso, bajamos música sin pagar en alguna ocasión. Yo no soy de quienes hacen campañas en contra de la piratería. Entiendo que la tecnología, sobre todo con el auge de las redes sociales, nos ha llevado a consumir la música muy rápidamente. A lo mejor solo te interesa un tema y te bajas un tema de iTunes nada más, y el concepto de disco se pierde un poco. Hay muchos grupos que, incluso, sacan solamente singles. Pero creo que hay mucha gente que sigue prefiriendo los discos. A los seguidores hay que cuidarlos, y cuidar así el formato físico, sacarlo en vinilo ahora que se está recuperando con el coleccionismo… A mí me hace ilusión comprarme un disco, llevármelo a casa, leer las letras, leer los agradecimientos, las colaboraciones… Es algo que creo que nunca va a acabar. Sí que es cierto que cada vez se dará menos, pero habrá algunos románticos que se los sigan comprando. La venta digital está muy bien, pero si quieres acabar con la piratería deberías educar a la gente y transmitirles que la música es algo que cuesta mucho crear y que, realmente, 15 € no es mucho para un disco. Gastamos mucho más dinero en otras cosas absurdas que duran poco, y un disco, si lo cuidas, dura un montón y te acompaña allá donde vas.

Aparte de que el artista tiene que ganarse la vida. Actualmente, los artistas viven de los conciertos. Si dejas de girar, dejas de ganar dinero. Hablo de grupos medianos como el nuestro, a lo mejor hay artistas, por ejemplo Pablo Alborán, a quienes dejar de girar un año les da igual. A nosotros sí que nos supone ahorrar mucho dinero el poder estar un año sin tocar.

 

En ese caso, ¿es casi más importante para grupos medianos dar conciertos o giras que el sacar un nuevo disco?

Una cosa sin la otra no tiene sentido. Si haces una gira, la haces para presentar un disco que acabas de hacer, y lo que mide esa gira es la repercusión de tu disco. Sí que es verdad que, actualmente, como se venden pocos discos y las compañías discográficas no sacan tanto dinero con ello, a lo mejor se llegan a acuerdos con los grupos y se llevan un porcentaje de su caché, etc. Se buscan alternativas, ya que los discos no se venden, y quien sale perdiendo siempre es el artista. Si quieres apoyar a un grupo que te gusta cómprate su disco, porque es lo único que puedes hacer para que ese grupo continúe.

 

Otro tema del que se está hablando bastante últimamente, sobre todo con la fuerza que están cogiendo en indie o la música alternativa en nuestro país, es la existencia de una línea que separa lo indie de lo comercial. ¿Crees que existe esa línea? ¿Crees que es algo que se puede cruzar o que realmente no exista?

Fijémonos en esa diferencia entre indie y comercial. ¿Tú crees que, por ejemplo, “A cualquier otra parte” de Dorian o “Mira Cómo Vuelo” no son canciones comerciales? Hay un sinsentido con esto del indie. Primeramente, en el indie cabe todo. Cabe desde Fangoria, lo más Pop o electrónico que hay, hasta Nacho Vegas. Realmente no tengo muy claro lo que es el indie. Sé que es un movimiento que puedes asociar a un conjunto de grupos que tocan en festivales o suenan en radios concretas, pero no sé cuál es su sonido. Es muy amplio el espectro de tipos de grupos. Nacho Vegas y Fangoria no tienen nada que ver y se supone que ambas cosas son indie. Habría que preocuparse menos de eso y disfrutar la música que nos gusta. Si te gusta Nacho Vegas genial, pero si te gusta Malú, a tope con Malú; hay que disfrutar. Como hablo muchas veces con un amigo mío, me siento afortunado de que me guste mucha música diferente, porque hay mucha gente que se ciega con si algo es muy comercial o no. Realmente lo que mola es poder disfrutar de cualquier estilo de música que te guste. Hay que reconocer el talento en cualquier estilo de música.

 

¿Cuál es ese lugar soñado en el que siempre os gustaría tocar?

Podría decirte lugares como Glastonbury o festivales internacionales muy grandes. Pero realmente nos gustaría poder hacer un concierto, sea donde sea, con todos los medios que a nosotros nos gustara. Hacer un espectáculo como, por ejemplo, los que hace Muse. Nos encantaría, si llegásemos a generar el dinero suficiente, poder permitirnos llevar todo eso en una gira, sea donde sea. Hay, por ejemplo, grupos indie que se sienten muy cómodos con su camisa de cuadros tocando una guitarra y no moviéndose mucho. Sin embargo, a nosotros sí que nos gustaría llevar, por ejemplo, un disco como Detroit a este tipo de espectáculos. Otro ejemplo es la gira de Spiders de David Bowie, que fue flipante… Ese tipo de cosas.

 

Para ir cerrando la conversación, me gustaría hacerte una pregunta que siempre he querido hacerle a algún artista con el que pudiera tener contacto. ¿Qué música les gusta a quienes crean música, en este caso a ti?

Un montón. No te creerías la diferente música que me gusta. Por eso decía antes que, dentro de cada estilo, hay un artista que me mola. Me gusta desde el Flamenco hasta el Pop más absoluto como Beyoncé, aunque sí que es cierto que Beyoncé no se puede comparar con otro Pop como el de Nicki Minaj por ejemplo, ella está a otro nivel. Escucho mucho Pop y antes escuchaba también mucho Rock, más que ahora. También escucho últimamente mucha música de la Motown. Pero siempre tengo a mis favoritos, que siempre han sido Freddie Mercury, Bowie, Madonna y Michael Jackson. Hay muchos grupos que me gustan y que sigo, pero a estos cuatro los escucho muy a menudo. Además soy siempre de escuchar siempre la misma música, así como de ver documentales sobre ellos.

Filed under: Entrevistas

by

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.